fbpx

La bicicleta conlleva muchos aspectos positivos, pero también tiene alguno negativo. Uno de ellos radica en que es un tipo de vehículo algo más vulnerable que un coche o una moto al ser menos visible en la carretera. Un ciclista debe tener siempre en cuenta que, para mejorar su seguridad vial, es necesario hacerse ver no sólo durante la noche, sino también durante el día. Un estudio de la Dirección General de Tráfico alertaba de que poco más del 30% de los ciclistas no siente peligro al montar en su bici sin luces de noche, mientras que un 40% suele usar prendas reflectantes para ese cometido. Ahí está la clave de la seguridad.

La importancia de los reflectantes

Lo primero que habría que hacer es precisamente ponerse prendas o marcas reflectantes. Así lo indica la propia normativa de circulación, que obliga a hacerlo cuando es de noche o las condiciones meteorológicas no son las mejores o incluso cuando circulamos por túneles. Para ello se pueden adquirir brazaletes, pegatinas, chalecos, cazadoras, catadióptricos en pedales, ruedas…

La ropa es de vital importancia. Ayuda desde un cortavientos con colores potentes, unos guantes, calcetines o zapatillas también en colores llamativos. Ya que tenemos que usar casco, cubiertas, maillots etc, se puede aprovechar elegirnos en colores fluorescentes para aumentar la seguridad. Son muchas las marcas de ropa y complementos que ofrecen productos diseñados con esta estética ‘deslumbrante’ para matar dos pájaros de un tiro. Incluso las cubiertas de las bicis ya incluyen motivos fosforitos. Cualquier ayuda es poca.

No sólo ropa, también luces 

Otro factor que hay que tener en cuenta es el de encender las luces de posición cuando se circula por vía interurbana. Estas deben ir acompañadas por un catadióptrico no triangular del mismo color. Si no se cumple con esta norma del Reglamento General de Vehículos la sanción podría ascender hasta los 200 euros. Es importante saber que por la noche la luz es obligatoria.

Te interesa: Todo al rojo parpadeante

Otra opción sería usar algunos leds blancos y rojos como los ‘revolight’ que van instalados en las ruedas e iluminan cuando se está en marcha. También existe la ‘See Sense ICON’, que es una luz inteligente con sensores que controla la aceleración de la bicicleta, su orientación y las condiciones meteorológicas. Dependiendo de todos estos factores se ilumina más o menos.

Hace unos años, la marca Volvo sacó al mercado un spray que se llama ‘Life Paint’ y que se puede aplicar sobre las prendas o elementos de la bicicleta. Tiene un efecto reflectante durante semanas, aunque no produce manchas.

Además de estas opciones más innovadoras tampoco hay que descartar otras más clásicas como el timbre o la bocina con la que poder llamar la atención de otros conductores si consideramos que no nos han visto de manera correcta durante nuestra salida ciclista.

Comentarios