fbpx

Circular en bicicleta es muy sencillo pero es importante saber por dónde, dependiendo del tipo de carretera o de vía en el que nos encontremos. Si comenzamos por la ciudad, hay que destacar que es recomendable el uso de carriles bicis cuando existan, pero dejando claro que no es obligatorio. Un ciclista puede circular por la calzada en una vía urbana, para ello muchos municipios han habilitado ciclocarriles, en los que los vehículos a motor no están autorizados a sobrepasar los 30 kilómetros por hora y las bicicletas pueden ir por el centro del carril e incluso en paralelo. Todo ello dependiendo de las ordenanzas municipales.

Los ciclistas solo pueden circular por las aceras en zonas específicamente habilitadas y señalizadas para tal uso, y deben hacerlo a una velocidad moderada. En caso de que no esté señalizado para circular montado en bicicleta, el ciclista debe convertirse en peatón: desmontar de la bicicleta y empujarla sin dar pedales.

Si hablamos de carreteras interurbanas, lo más destacado es que ahí el casco pasa a ser de uso obligatorio. En el caso de tener arcén, los ciclistas deben circular por él. Montar lo más próximos a la derecha de la calzada usando el arcén si se encuentra en un estado recomendable para ello, tanto en lo que a tamaño respecto como a estado del asfalto es una obligación para los ciclistas.

Únicamente se podrá abandonar el arcén en descensos prolongados con curva, cuando razones de seguridad lo permitan. Siempre y cuando el arcén sea transitable. Si el arcén no es válido para circular, los ciclistas deben ir lo más a la derecha posible ocupando el menor espacio posible, aunque podrán ir en paralelo.

En autovías, los ciclistas también pueden circular, pero…

Los ciclistas tienen prohibido circular, como norma general, por autopistas y autovías. No obstante, los conductores mayores de 14 años pueden circular por los arcenes de las autovías, salvo que una señal lo prohíba por razones justificadas de seguridad vial, en cuyo caso, un panel indicará un itinerario alternativo. Debido a la alta velocidad de los otros vehículos en este tipo de carreteras, se deben extremar las precauciones, especialmente en las salidas y las incorporaciones de las autovías.

Es importante recordar como norma general que los ciclistas tienen prioridad de paso con respecto a los vehículos a motor. Los conductores de bicicleta tienen prioridad cuando el primero de un grupo de ciclistas entra en un cruce o en una rotonda, al considerarse el grupo un ‘vehículo entero’.

Comentarios