fbpx

Si eres un aficionado a la bici seguro que ya le estás dando vueltas a la idea de hacerte con una bicicleta gravel, y si no es tu caso y todavía no te has cruzado con estas bicicletas atento que te explicamos qué es una bici gravel, ¡seguro que después de leer este artículo tu carta de los deseos añade uno más!

¿Qué es una bici gravel?

Vas a entender mejor las características de una bicicleta gravel si empezamos explicando lo que no es: no es ni una bici de carretera ni una mountain bike. Podríamos definir la bici gravel como un híbrido o un cruce entre estas dos.

Con una bici gravel, ¿mejor por carretera o por montaña?

Por carretera rodarás bien con una bici de gravel, pero por senderos o rutas de montaña, no demasiado técnicas, también irás como la seda. Esto es así porque la geometría del cuadro de estas bicis está pensada para que se adapte cómodamente tanto a asfalto como a terrenos de tierra sin necesidad de añadir suspensión.

¿Cómo es la apariencia de una bici gravel?

Cuadro y manillar similares al de una bici de carretera. Si solo nos fijáramos en estos dos elementos podríamos pensar que estamos ante una bici de carretera, ya que los cambios y las manetas no son como los de una mountain bike, pero si seguimos observando….

Neumáticos más gruesos. Los neumáticos de una bicicleta gravel, sin llegar a ser tan gruesos como los de una mtb, son más anchos que los de una bici de carretera, las medidas de sus cubiertas oscilan entre 34 y 35 mm.

¿Cubiertas lisas o con tacos? Respecto a la tipología de las cubiertas, las bicis gravel deben conseguir una rodadura fluida tanto en carretera como en terrenos de tierra, por eso es habitual que se combine una parte central más lisa con tacos en los laterales, pero como a gustos colores, hay quien prefiere neumáticos más lisos o en cambio convertir su bici gravel en todo un todoterreno con cubiertas repletas de tacos.

El tamaño de la rueda de una bici gravel suele ser similar al de una de carretera, 700 C, pero también puedes encontrarla de 650 b, es decir, un tamaño similar a las ruedas de mtb de 27,5.

Y cuando toca frenar… Una característica que se extiende a todas las bicis gravel es que usan frenos de disco, y no los habituales frenos en V o el de pinza típico de las bicis de carretera.

A la hora de divertirte con tu nueva gravel no olvides que…

No es una mountain bike. Si eres muy, muy técnico, y te apetece bajar una trialera recordando las sensaciones de un biker en los ochenta, con una mtb rígida sin suspensión, ¡adelante! Pero recuerda que para este tipo de terrenos tendrás que recurrir a neumáticos de al menos de 40 mm. De cualquier forma, es mejor que para ese tipo de aventuras más técnicas uses una bicicleta de montaña.

Comentarios