fbpx

Se aprueba #PorUnaLeyJusta

Tres años después de que Anna González comenzase su particular batalla para que el Código Penal fuera más justo en casos de atropellos, a ciclistas o a peatones, el Senado ha dado luz verde a la nueva ley. Con este hecho al fin se ‘corona’ el puerto que Anna se decidió a escalar tras la muerte de su marido, atropellado por un camionero que se dio a la fuga.

Todos estos meses de dedicación y esfuerzo se han visto canalizados a través de la campaña #PorUnaLeyJusta, algo que comenzó en una recogida de firmas en Change.org que superó las 300.000 personas que mostraron su apoyo y ha acabado con un cambio en la ley, previo paso por el Congreso y el Senado.

Ahora las penas por las imprudencias al volante, en especial las derivadas del exceso de velocidad y el consumo de alcohol y drogas, serán más duras. Además, será delito el abandono del lugar del accidente por parte del conductor que lo haya causado. La nueva ley (pendiente de entrar a funcionar tras su publicación en el BOE) también establece que la muerte de varios ciclistas o peatones pasará a estar penado con hasta nueve años de prisión en lugar de cuatro como hasta ahora.

Todos estos cambios son para proteger a los miembros más débiles

 También cambia la imprudencia menos grave, será el juez el que estipule si el accidente se produjo por una infracción grave de las normas de tráfico y en caso afirmativo, los conductores que causen lesiones que requieren tratamiento médico o quirúrgico serán castigados con una multa de tres a 12 meses y hasta 18 meses si causase homicidio.

Con la anterior regulación penal, el 90% de los accidentes quedaban impunes, incluso se si se causaba la muerte, al ser considerado supuesto de «imprudencia leve», que fue despenalizada en 2015. Una vez sea aprobada la reforma, de facto los accidentes en los que se infrinja una norma de tráfico considerada como infracción grave y se provoquen lesionados o fallecidos, volverá existir sanción penal, y no administrativa como ocurría ahora.

Gracias a esta forma en la Ley los ciclistas estarán más seguros en la carretera, mientras aquellos conductores que no respeten las normas tendrán consecuencias más duras por sus imprudencias, especialmente si hablamos de excesos de velocidad y alcohol.

Comentarios