fbpx

A la hora de ponernos detrás del volante son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta para conducir de una manera responsable y segura. Uno de estos aspectos es el uso adecuado de los espejos retrovisores, los cuales nos permiten visualizar el entorno que nos rodea sin movernos de nuestro asiento ni girar la cabeza mientras conducimos. 

Aunque en muchas ocasiones no les demos la importancia que merecen, debemos saber que muchos accidentes se producen por una mala orientación de los espejos o por no mirar a través de ellos, ignorando así a los vehículos que se acercan por detrás. Para ayudarte a evitar estas situaciones y también, el conocido como ángulo muerto, a continuación te explicaremos las funciones de cada uno de los espejos retrovisores del coche y cómo se deben regular. 

¿QUÉ TIPOS DE ESPEJOS RETROVISORES ENCONTRAMOS EN UN VEHÍCULO Y CUÁLES SON SUS FUNCIONES?

En un vehículos encontramos 3 espejos retrovisores. Por un lado, uno central en el interior del coche cuya función es proporcionarnos una visión de nuestro campo trasero de al menos 60 metros de profundidad y 20 metros de ancho. Este espejo nos permite controlar los coches que vienen por detrás y a una velocidad mayor que la nuestra que y por lo tanto, quieren adelantarnos. Por otro lado, todos los coches llevan integrados un espejo exterior derecho que nos permite obtener una visión lateral de la calle de hasta una distancia de 20 metros por detrás y 4 metros de ancho. Por último, el espejo exterior izquierdo nos ayuda a tener bajo control nuestra posición en el carril y visualizar posibles obstáculos. Su campo de visión es de 10 metros por detrás y 2,5 metros de ancho. 

¿CÓMO SE DEBEN REGULAR LOS ESPEJOS RETROVISORES?

En primer lugar, debemos colocarnos correctamente en el asiento del conductor de manera que, nuestra espalda quede totalmente apoyada en el respaldo del asiento y nuestra pierna izquierda quede ligeramente estirada cuando pisamos el pedal del embrague, sin que tengamos la necesidad de inclinarnos hacia delante. 

Cuando ya tenemos la postura correcta, procedemos a colocar los espejos retrovisores. En primer lugar, el espejo interior central. Debemos colocarlo centrado con la luneta trasera.Observar el tráfico a través de este espejo no debe implicar ningún movimiento de cabeza, únicamente debemos mover los ojos. Igualmente, es muy importante no obstaculizar la visión a través de este espejo con objetos colocados en la parte trasera del vehículo o un exceso de viajeros. 

A continuación, debemos mover el espejo exterior izquierdo. Según la Dirección General de Tráfico (DGT) debemos orientarlo hacia el lateral del coche y empujarlo suavemente hacia delante, justo hasta el momento en el que dejamos de ver la carrocería y sin que sea necesario girar la cabeza. De esta manera, cuando nos adelanta un coche, comenzamos viéndolo por el espejo retrovisor interior y, cuando su imagen aún no ha desaparecido, empieza a aparecer en el retrovisor exterior. Así, los ángulos muertos desaparecen prácticamente. La colocación delespejo retrovisor derecho se realiza de la misma manera que el espejo izquierdo, en el límite en el que la carrocería deja de verse para intentar reducir las zonas sin visibilidad. 

LA IMPORTANCIA DE MIRAR A TRAVÉS DE LOS ESPEJOS 

Mientras conducimos tomamos muchas decisiones en poco tiempo, por lo que cuanta más información tengamos, mejores serán las decisiones que tomemos. Los espejos retrovisores contribuyen mucho a calcular distancias y a ofrecernos una visión del entorno que nos rodea mientras conducimos. Por lo tanto, miremos por ellos las veces que sea necesario para conducir de una manera responsable y segura.

Comentarios