fbpx

El casco es importantísimo a la hora de montar en bicicleta y conseguir que nuestra cabeza esté protegida en caso de impacto debe de ser una prioridad. Aunque no siempre es obligatorio usar casco en nuestras salidas en bici, pues en los desplazamientos urbanos es legal montar en bicicleta sin casco, sí es más que recomendable hacer de este elemento un imprescindible más allá de las normas. Los cascos pueden ser básicos o estar fabricados en materiales más ligeros pero resistentes, lo cual para aquellos que piden gramo a gramo todo lo que usan sobre las dos ruedas es fundamental.

Cascos inteligentes que salvan vidas y ayudan a evitar accidentes

Por encima de las prestaciones básicas encontramos algunos cascos que van un paso más allá gracias a la mejor tecnología. Es el caso de los modelos de la marca Livall, que proporciona «Seguridad máxima a la hora de practicar tu deporte favorito, con las características de fabricación y materiales según la homologación vigente e incorporando la última tecnología para aumentar más la seguridad (incluye un sensor para mandar un mensaje de alerta en el caso de caída, luces traseras, intermitentes, manos libres y altavoces integrados; entre otras características).

Cascos con luces LED intermitentes

Las 8 Luces LED traseras del casco tienen como función clara la de ayudar a dar visibilidad al ciclista en zonas de luminosidad reducida o de noche. Además, con tan sólo pulsar un botón se puede activar la función de intermitentes, con el fin de indicar al resto del tráfico la intención de realizar un giro. Esta doble función es una garantía a la hora de circular en entornos urbanos y poder ayudar a nuestros compañeros de calzada a la hora de saber nuestros movimientos. Más allá de las señales que podamos realizar con las manos, tener esta opción es algo que aporta un extra de seguridad.

Manos libres para estar centrado en la carretera

Además en uno de los modelos avanzados de este tipo de cascos inteligentes encontramos un altavoz dentro del casco que nos permite escuchar música sin dejar de escuchar el sonido de nuestro alrededor, por lo que es una solución muy eficaz para no aislarnos de la carretera pero poder entretenernos con algún elemento multimedia. Los dos altavoces estéreo Bluetooth y el micrófono con manos libres resistente al viento incorporados, permiten escuchar música sin dejar de pedalear, contestar y recibir llamadas telefónicas y escuchar las indicaciones del navegador por satélite del GPS, sin perder de vista el entorno.

Aviso en caso de caída

La tercera gran función de estos cascos inteligentes se engloba en la de avisar en caso de accidente o caída. Esta función de alerta envía la ubicación, a través de Google Maps a los contactos de emergencia preseleccionados en el teléfono. Cuando el casco detecta que el ciclista se ha caído, se activa una cuenta atrás de 90 segundos, que si no es cancelada, enviará el aviso de alerta. Una manera, similar a la que ya hemos comentado de Strava, de salvar nuestra vida en caso de un golpe o un desfallecimiento involuntario.


Comentarios