fbpx

Llevamos un poco más de la mitad de 2018 y es hora de pararse a reflexionar de todo lo relativo a la seguridad vial del año pasado, para intentar acabar este curso de la mejor manera posible. La Dirección General de Tráfico publica anualmente un informe en el que analiza la siniestralidad en las carreteras españolas y explica sus conclusiones de todo lo que acontece en las carreteras españolas.

1.200 muertos en las carreteras

Es una cifra escandalosa y que resulta increíble, pero es real. Al año las carreteras españolas ven morir a 1200 personas. Las distracciones, la velocidad inadecuada, el cansancio o sueño y el alcohol y las drogas son los principales factores que aparecen en los accidentes mortales o graves. Todos esos factores pueden ser evitados por parte de los conductores, y sin embargo año tras año la cifra no se reduce todo lo que debería.

En 2017 también aumentó en 26 el número de fallecidos en turismo o furgoneta que no hacían uso del cinturón de seguridad en el momento del accidente. Se pasa de  149 en 2016 a 175 el pasado año. Algo tan sencillo como ponerse el cinturón, un simple ‘click’ podría haber salvado muchas vidas.

Si hablamos de sexo, los hombres tienen la mayoría en lo que a accidentes mortales se refiere, con unas cifras cercanas al 75% Los grupos de edad en los que más aumentado el número de fallecidos han sido el de 25 a 34 años, con un incremento del 37% y el de 55 a 64 años, con un aumento del 16%.

 

 

Aumentan los muertos ciclistas

Los datos confirman una realidad que se ‘palpa’ en la sociedad: Cada año son más los ciclistas que pierden su vida en las carreteras españolas. De los 33 de 2016 se pasó a 44 el pasado año. De estos 44 casos, 8 ciclistas no llevaban casco en el momento del accidente, pese a que el uso del casco obligatorio en vías interurbanas.

Ciclistas, motociclistas y peatones son los elementos más débiles en las carreteras españolas, por tanto la DGT está intentando realizar diferentes medidas para proteger a estos colectivos. Destaca la inversión en concienciación de respeto y prudencia en lo que a las normas de seguridad básicas se refiere. Que los conductores respeten el metro y medio de distancia y que los ciclistas lleven casco son las principales campañas en este sentido.

 

Educación para reducir los siniestros

Al tener claros los motivos de la siniestralidad en 2017, también se tienen claros los puntos en los que intentar reducirla. Un mayor control de la velocidad, los vehículos y de el estado de los conductores son las pautas a seguir para conseguir que disminuyan los muertos en las carreteras españolas.

Por estos motivos se ha cambiado la ITV, se realizan más controles de velocidad, incluyendo los últimos avances técnicos con helicópteros, drones y equipos móviles, y se ejecutan más controles de alcohol y drogas en las carreteras españolas. Además de perseguir estas infracciones, que causan muchos accidentes mortales, la DGT tiene en sus planes para lo que resta de 2018 y próximos cursos invertir en educación vial.

Centrándose en adolescentes y niños, quieren que los más jóvenes sepan desde mucho antes de ponerse al volante las consecuencias que tiene infringir las normas, no sólo por las sanciones, si no por las muertes que puede acarrear su imprudencia.

Comentarios